producto caida cabello

Los remedios y tratamientos que funcionan contra la caída del cabello

¿Quién no ha tenido una época en la que ve que el desagüe de la ducha se llena de pelos? Es algo desesperante. Y, además, buscas una explicación y no la encuentras.  Aunque reconozco que yo nunca había tenido problemas de ese tipo, cuando acabé la carrera y empecé a trabajar, noté que iba perdiendo volumen en el cabello y que, cada vez que me cepillaba, el peine estaba lleno de pelos. Y no solo ahí, en la almohada, al levantarme cada mañana, ahí estaban también.

Lo primero que hay que tener en cuenta es que existen multitud de factores que pueden conllevar a la caída del cabello. Cabe recordar que la pérdida de pelo es un proceso relativamente normal, pero existen algunas circunstancias que pueden contribuir a que su caída sea aún mayor. Pero quizá las más conocidas tiene que ver con el estrés, cambios hormonales, alimentación y falta de vitaminas o incluso alguna enfermedad.  




El estrés, por ejemplo, según explican los expertos, “los folículos pilosos del cuero cabelludo comiencen un periodo de reposo”, lo que conlleva a que el pelo empiece a caerse. También la alimentación afecta a esta caída. Debe ser sana y equilibrada. Por el contrario, la desnutrición es lo que lleva a perder peso, déficit de vitaminas… y por ende la caída del cabello.

¿Cómo podemos evitar o frenar su caída?

Cuando empezó a caerse mi pelo, no le di muchas vueltas. Pensé que sería por el estrés del trabajo y que, cuando me estabilizara en la empresa, todo volvería a la normalidad. Pero no. Pasaban las semanas y se me seguía cayendo. Tengo una amiga que es médico y me recomendó que llevara a cabo una serie de pautas para frenarla.

Lo primero que me dijo fue que cambiara de champú. Y no, no me recomendó uno específico para la caída del cabello. Sino que, cambiara a otro que me fuera bien. Yo, por mi cabello decidí comprarme uno de la marca Kerastase, que tenía ganas de probar y que me había recomendado para cabello fino.

Kerastase Nutritive Bain satin 1 250ml + Lait Vital 200ml
  • Champú Kérastase Nutritive Bain Satin 2, 250 ml.
  • Acondicionador Kérastase Nutritive Lait Vital, 200 ml.
Kerastase, Mascarilla para el pelo - 200 ml.
  • Ofrece una nutrición completa e intensa para el cabello seco
  • Profundamente penetra la fibra con el alimento de mediados de longitudes a los extremos
  • Tecnología en superficie: envuelve la fibra del cabello de raíz a punta sin peso no deseado
  • Agente acondicionador de lípidos naturales y emolientes: ofrece rendimiento nutritivo con Irisome Complexe

Además, también me advirtió del error de lavarse el pelo con agua caliente. En este caso, me explicó que las altas temperaturas provocan daño en el cuero cabelludo, causando sequedad y la rotura del folículo. También me recomendó, como era de esperar, que quitara el secador y la plancha de mi rutina. Tengo que confesar que aunque dejé de usar la plancha, el secador seguí usándolo cada vez que me lavaba la cabeza (eso sí, evitaba lavarme el pelo todos los días. Para eso, empecé a usar champú en seco. Tenéis una entrada donde hablo de los mejores champús en seco que he probado)

Como es lógico, también me pidió que cuidara mi alimentación, que descansara mis ocho horas de sueño y que, en la medida de lo posible, no me estresera demasiado. Durante unas semanas, si noté que mi cabello iba a mejor. Noté que se me caía en menor cantidad, pero seguía sintiendo que mi cabello estaba muy débil. Y encima se me partía con más frecuencia.

¿Hay algún remedio casero para ello?

Antes de comprarme cualquier producto, sin saber si me iba a ir bien o no, decidí buscar por mi cuenta algún tipo de remedio casero que frenara la caída del cabello. Y empecé a probar. Ya había oído alguna vez de las propiedades que otorgaba el aceite de almendras al pelo, pero nunca me había decidido a probarlo. Así que fue, y compré un bote en Amazon para empezar a probar.

No iba yo muy convencida de que fuera a funcionar, pero lo que no quería era empezar a tomar unas pastillas. Llamadme loca, pero todo lo que sea natural y no tenga que ingerir, mejor que mejor. Así que empecé a empaparme por Internet de los beneficios que tenía incluir el aceite de almendras. Eran innumerables. Pero sobre todo nos vamos a quedar con aquellos que iban destinados al pelo.

En primer lugar, cabe destacar que el aceite de almendras tiene propiedades curativas gracias a sus altos niveles de proteínas, ácidos grasos omega-9 y vitamina E. Esto aporta beneficios tanto al cabello como a la piel (y ya os voy haciendo spoiler: SUS RESULTADOS SON UNA PASADA)

Naissance Aceite de Almendras Dulces n. º 215-100ml - 100% natural para humectar y equilibrar la piel, hidratar el cabello y todo el cuerpo.
  • Aceite de almendras dulces 100 % natural, refinado y proviene de Europa.
  • Se usa para masajes, en aromaterapia, para el cuidado de la piel, como suavizante para el cabello, limpiador para el rostro y desmaquillante natural. Rico en vitaminas y ácidos grasos esenciales.
  • Aceite amarillo muy claro, sin olor, ligero y de fácil absorción.
  • INCI: Prunus Amygdalus Dulcis
  • Vegano y no probado en animales No OGM.

Pero centrándonos en el cabello, una de las propiedades que más me llamó la atención (además de frenar la caída del cabello), es que este aceite conseguía hacer de “acondicionador” del pelo. Para aquellas personas que tengan el cabello como yo, es decir, fino, encontrar un suavizante que quite los enredos del cabello y que no dejé el pelo apelmazado. Pero vayamos por partes. Al principio no sabía muy bien como probarlo, así que empecé a leer opiniones y vi que, fundamentalmente, había dos formas de aplicación, así que empecé a probarlo.

La primera vez, lo que hice fue mojarme el cabello. Lo dejé húmedo, no empapado. Y ahí fue cuando me apliqué el aceite de almendras haciéndome particiones en la raíz. Y lo dejé actuar un buen rato. Y cuando digo buen rato, es que a lo mejor lo dejé dos o tres horas. Sé que hay personas que no pueden dejarlo tanto tiempo pero aprovecho para decir si que no podéis, probar a poneros un gorro térmico para que actúe de forma rápida.

Después, me lavé el cabello de forma normal y me apliqué la mascarilla (en este caso estoy probando una de Kallos Cosmetics, de la que os hablé en el artículo de las mejores mascarillas low cost para cabello seco y dañado). Después, tras enjuagarme el cabello, y quitarme la humedad con una toalla, me sequé el pelo y quedé maravillada con el resultado. El pelo me quedó muy sedoso, olía de maravilla y lo notaba más fuerte.

La siguiente forma en la que me aplicaba el aceite de almendras era cuando llegué del trabajo. Me ponía cómoda, y me desenredaba el cabello. Tras ello me repartía, por particiones en la raíz, aceite de almendras y también de medios a puntas. Me lo recogía en un moño y me ponía el gorro térmico. Estaba toda la noche con ello, hasta que me iba a la cama, que me quitaba el gorro térmico y me dejaba el moño hecho. Dormía toda la noche con ello, y a la mañana siguiente me lavaba el pelo con normalidad. Lo estuve probando durante un mes, y es verdad que notaba que mi cabello estaba mucho más fuerte y se rompía menos, mucho más brillante y sin puntas abiertas, pero se me seguía cayendo. Esto conllevaba también a que tuviera menos volumen.

¿Y algún tratamiento efectivo para la caída del cabello?

Tras probar y probar, decidí acudir al dermatólogo y contarle lo que me estaba pasando. Lo primero que me dijo fue que, probablemente, mi caída del cabello estaba producida por el estrés. Acababa de cambiar de empresa y me costaba mucho seguir los cambios. Además, tenía mucho más trabajo que en el puesto anterior, y mi cabeza no descansaba nunca de pensar en todo lo que tenía que hacer.

Evidentemente, necesitaba una ayuda. En aquel momento me recomendó unas pastillas para actuar contra la caída del cabello. Además, he de decir que estas cápsulas también ayudaban en el fortalecimiento de las pestañas y las uñas, con lo cual no me disgustaba demasiado la idea de que, también, reparara mis uñas e hiciera crecer mis pestañas. Pero esa es otra historia.

PhytoPhanere Cabellos y Uñas

Compré la caja en Amazon y empecé a probarlas. Lo primero que hay que destacar de estos complementos son sus ingredientes: vitamina B2, B5, B6, B8, C, y E, zinc, minerales, ácidos grasos esenciales y salvado de arroz. Tanto el dermatólogo como el prospecto que viene en la caja explicaban que se debían tomar dos comprimidos al día, preferiblemente por la mañana y durante un período de cuatro meses.

Yo empecé a tomarlo entre invierno y primavera, y la verdad que los resultados los empecé a notar en el segundo mes. El cabello estaba con mucho más volumen y tenía las fibras del pelo mucho menos rotas (seguía usando el secador cuando me lavaba el pelo, pero evité usar la plancha salvo en algunas ocasiones específicas). Además, mis uñas estaban muy fuertes. Yo me suelo hacer todos los meses la manicura semipermanente, y tenía las uñas muy debilitadas. Para mí fue un acierto totalmente comprar este producto y, si alguien me pregunta si volvería a comprarlo, mi respuesta sería que sí, sin dudarlo.

Vitacrecil Complex

Tras el verano y, el desgaste físico y mental del trabajo, mi pelo volvió a hacer de las suyas. El estrés volvió a mi vida y la caída del cabello también. Aunque os he puesto arriba que volvería a comprar el producto de Phyto, lo cierto es que, como soy un culo inquieto, decidí probar un nuevo producto. En este caso, me hablaron de Vitacrecil Complex, un complemente alimenticio que combinaba una serie de ingredientes TOP para frenar la caída del cabello, dotarle de fuerza, y además también reparar las uñas.

Su fórmula está compuesta por L-cistina, ácido pantoténico, vitamina B6, biotina, hierro y zinc, así como L-cistina y hierro. Las compré por Amazon y empecé a probarlas ese mismo día (me vino de regalo un champú de la misma marca) Los resultados, para mí, han sido la pera. Su modo de empleo es igual que el de Phyto, hay que ingerir dos comprimidos al día. A diferencia del otro producto, se puede tomar en las comidas, así que yo las tomé en la comida. Tiene una duración de tres meses.

Los resultados los empecé a notar al mes y medio. El pelo tenía mucho más volumen, se me caía infinitamente menos y notaba que, a diferencia del de Phyto, me crecía más rápido. Las uñas también estaban más fuertes. Si tuviera que quedarme con alguno, sería con este. ¿Por qué? Por todo lo dicho anterior, y porque han sido tres meses en lugar de cuatro. Aunque parezca una tontería, acordarse en el trabajo de tomarse las cápsulas es una odisea.

Vitacrecil Complex Forte 180 capsulas Para 3 meses. OBSEQUIO UN MES. 2+1
  • Vigor y crecimiento para cabello y uñas. Pack de dos unidades a un precio increible!

Sin comentarios

Deja un comentario

Acepto la política de privacidad

RESPONSABLE: productospelo.com: Envío de nuestros artículos del blog, así como el aviso de nuevas actividades, algunas de las cuales podrían ser de carácter comercial LEGITIMACIÓN: Consentimiento del interesado. DESTINATARIOS: No se cederán datos a terceros, salvo autorización expresa u obligación legal DERECHOS: Acceder, rectificar y suprimir los datos, portabilidad de los datos, limitación u oposición a su tratamiento, transparencia y derecho a no ser objeto de decisiones automatizadas. INFORMACIÓN ADICIONAL: Puede consultar la información adicional y detallada sobre nuestra Política de Privacidad. *

Este sitio web utiliza cookies tanto propias y de terceros para analizar sus navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra Política de Cookies Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar